Jueves 12 de Diciembre de 2019 , Concordia, Entre Ríos
 Patrimonio
    

[30/01/2008 | 10:25]
RACIONALISMO EN CONCORDIA

La obra de Alejo Martinez.



A partir de 1919 las demandas sociales (en Europa) aumentan y la estructura urbana existente nos responde a las exigencias de los que la habitan, a lo que se viene a añadir la destrucción de núcleos urbanos que causa la guerra. La aplicación estatal de una nueva política de edificación y de urbanismo convierte a los entes públicos en los nuevos clientes de los arquitectos, aunque se mantiene una arquitectura privada.
Como principios generales de la arquitectura moderna se pueden señalar: el abandono de las utopías por las realidades; la prioridad de la planificación urbanística; la racionalidad y simplificación de las formas arquitectónicas …; la tradición funcional de la arquitectura industrial; la adopción de la estética de la máquina; la generalización del uso de nuevos materiales, como el vidrio, elementos metálicos y el hormigón armado; la utilización de nuevas tecnologías basadas en la industria, y la fabricación en serie, siguiendo el ejemplo del diseño industrial. (1)
Puede decirse que el nuevo estilo surge de la necesidad de afrontar las exigencias socioeconómicas de la civilización industrial de masas contemporánea.
Desde un punto de vista artístico, el alejamiento de la naturaleza o tendencias como la poética cubista o el movimiento neoplasticista generan planteamientos arquitectónicos como la distribución libre de los nuevos espacios a partir de la función, la orientación y la economía de recursos. En el nuevo estilo, la función se manifiesta y pasa a ser generadora de la imagen. (2)

(1)Historia del Arte. Madrid, Espasa Calpe, 1999 p. 1236
(2)Biblioteca de Consulta Encarta Microsoft Corporation1993-2003.

Durante los años 1925 y 1932 desarrolló en Concordia su obra temprana el arquitecto Alejo Martínez (hijo). Sus producciones en esta ciudad estaban realizadas conforme a lineamientos del protoracionalismo, movimiento arquitectónico de gran auge en la Europa de principios de siglo. Lo admirable de este arquitecto fue el haber introducido en nuestra ciudad este estilo de vanguardia al mismo tiempo que se daba en Europa.


“Las tendencias racionalistas de la nueva arquitectura eran desconocidas en el quieto ambiente provinciano, poco inclinado a las revoluciones que trastornan las ideas tradicionales”. Este es uno de los primeros párrafos que la revista Nuestra Arquitectura, editada en Buenos Aires en junio de 1932, destinaba a la obra de este artista que revolucionó nuestro paisaje arquitectónico.
El deseo de no chocar tan abiertamente con el medio lo llevó a contemporizar con soluciones intermedias, pero al moderarse las críticas despiadadas, la evolución se hizo evidente como puede apreciarse al observar la fecha de cada construcción.

Refiriéndonos a los proyectos debemos hacer notar que teniendo la región un clima muy cálido en verano y no contando las obras con calefacción para defenderse de los fríos, que aunque poco frecuentes son intensos, la buena orientación ha sido preocupación dominante.
Estudiado el problema se vio la necesidad de ubicar los locales principales de frente al sector Noreste, de donde viene la único brisa fresca en los días de alta temperatura, asegurando un buen asoleamiento en invierno y evitando los vientos fríos del sector Sur.
En sus planos el arquitecto Martínez no titubeó en poner los locales secundarios sobre las fachadas, lo que es un ejemplo de verdadera arquitectura funcionalista.
En general en las plantas se nota una evidente tendencia a buscar soluciones simples y claras y un agrupamiento racional de las tres partes constitutivas de toda casa habitación: recepción, privado y servicio.

Lo original en la obra de Alejo Martínez en nuestra ciudad se relaciona íntimamente con los elementos que introdujo en la composición y técnica en la arquitectura de los años ’20: alturas de cielorrasos más bajos que lo usual, logrando espacios acotados a escala del hombre y en una búsqueda de refuncionalizar la vivienda incorpora en sus proyectos el garage como parte del diseño de la planta, también ubica los baños en el interior de la casa, generalmente debajo de las escaleras, como solución novedosa para la época.
Al principio fue indispensable adaptarse a los procedimientos de uso corriente en el lugar: mampostería común, tirantería de hierro, bovedillas, etc.; pero introducido posteriormente el hormigón armado fue posible realizar estructuras más livianas, trayendo más claridad en las soluciones y se incorporan espacios exteriores como terrazas apergoladas y balcones .
En cuanto a los materiales se destaca la utilización de carpinterías metálicas estandarizadas con cortinas de enrollar de madera.


FRASE

“Cuando un pequeñísimo grupo luchaba por imponer las nuevas ideas, defendíamos el plano funcional, la simplicidad de la estructura, la verdad en el material, la casa para la escala del hombre ¿todo esto no aparece netamente aquí? Sí, pero aparece algo más, algo que por exceso de ortodoxia lo habíamos olvidado: la humanización de la casa.”

Alejo Martínez, abril de 1944


¿Cómo identificar una casa racionalista de Alejo Martínez?

- Volúmenes puros, líneas simples sin ornamentos
- Remate: pérgolas
- Carpinterías metálicas estandarizadas con cortinas de enrollar de madera
- Verja de líneas geométricas
- Balcones




Nota Editorial: Destrucción del Patrimonio Arquitectónico de Concordia (grotesca, grave, )

Cuando se trata de intervenciones sobre el Patrimonio Arquitectónico de las ciudades, existen en líneas generales dos posturas: una que consiste en el hecho de mantener las obras en buen estado y sin grandes modificaciones, y otra más abierta a intervenciones cuidadosas que no afecten la integridad de la obra.
A partir de lo sucedido hace poco tiempo en la ciudad con la vivienda ubicada en calles Pellegrini y 3 de Febrero, nos surgió la necesidad de expresar nuestra opinión y dar a conocer a nuestros lectores el valor de la obra realizada por Alejo Martínez en Concordia.
En referencia al caso que hoy nos ocupa, vemos como la desaparición de la terraza apergolada, elemento característico en las obras de A. Martínez, dejó al edificio sin una de sus partes elementales como lo es el remate. No hace falta ser un entendido en la materia para darse cuenta de lo agresiva que ha sido la intervención realizada.
Por otra parte, ha sido una gran pérdida la tala injustificada de la araucaria, especie centenaria que realzaba con su esbeltez y natural geometría la lectura que se podía hacer del edificio, ejemplo de perfecta conjunción entre patrimonio natural y arquitectónico.
Consideramos fundamental que la sociedad conozca la importancia de cuidar su patrimonio, ya que es una de las bases de nuestra identidad ciudadana, y dentro del patrimonio cultural concordiense, se destaca indudablemente la rica y abundante producción arquitectónica que asombra a quienes visitan la ciudad, como así también a los propios habitantes que, interesados en conocer dichas obras, descubren en esa tarea cotidiana el privilegio de ser herederos de tan valioso legado.
El desafío que supone la armónica relación entre turismo y patrimonio requiere un activo compromiso tanto de la comunidad como de sus representantes, y la toma de conciencia por parte de todos, de su singular y fundamental aporte en el logro de dicho objetivo.


|| Fuente: (Regional Noreste)



Comentarios Enviar
No hay comentarios para esta noticia.


  fb

  NIMAT

  Aluplast

  mattes lateral

  rigelec
Home Novedades Contactos
Colegio Arquitectos - Regional Noreste
Email: regionalnoreste@colegioarquitectos.org.ar |  Entre Rios - Argentina | 
© Copyright Internacional 2019 Todos los derechos Reservados.
CMS de Noticias Web Grandi y Asociados
Sistema Autogestionable para Portales de Noticias e Información Digital (CMS de Noticias)